¿Cómo puede ser la relación entre RSC y Marketing?

A esta pregunta quise darle respuesta en un artículo publicado recientemente en la revista PuroMarketing y que quería compartir a través de nuestro blog.

Está claro que en muchas empresas, marketing y RSC son unos auténticos desconocidos, pero también hay empresas donde ambos “sujetos” empiezan o ya han entablado algún tipo de relación.

A través del artículo, analizábamos los 3 posibles tipos de relación que, como si se tratase de cualquier pareja real, se diferencian por el nivel de compromiso e implicación existente.

El primer nivel es el que definimos como “amantes” o “amigos con derecho a roce”: nos vemos de vez en cuando, de forma ocasional, y sin pensar en el largo plazo. Establecemos una relación en la que ambos salimos ganando pero vacía de compromiso firme y serio (un “pim-pam”: marketing con causa, patrocinio social…).

La relación comienza a ir a más, y como dirían mis hijas “¡ya somos novios!”, es decir, empezamos a construir conjuntamente una relación basada en el compromiso y con miras a más largo plazo. Una relación en la que entendemos el valor y todo lo que nos puede aportar el otro miembro de la pareja y por eso, empezamos a incorporar características suyas en nuestra personalidad (cuando el marketing empieza a incorporar la sostenibilidad en su ámbito, en su día a día, en aquellos ámbitos que lo definen y que controla).

Y por último, un tercer nivel en el que ambas partes deciden crear un proyecto de vida conjunto. Unirse, fusionarse y colaborar para crear una “unidad superior” (marketing y RSC colaborando conjuntamente desde sus conocimientos, recursos, posibilidades… para impulsar la responsabilidad).

Tres niveles diferenciados por el grado de compromiso e implicación, que se pueden dar simultáneamente y en el que uno no es mejor que el otro. Simplemente son diferentes.

Os dejo con el link del artículo por si queréis leerlo y profundizar un poco más en cada uno de ellos.

http://www.puromarketing.com/14/25723/marketing-responsabilidad-social-corporativa-mas-simplerelacion.html

image007Por cierto, en vuestra empresa o para vuestra marca, ¿qué relación existe entre marketing y RSC? ¿Quizás son aún unos desconocidos? Si es así, ¿no sería interesante que se conocieran?

Love is in the air!

Luis Ribó
Director Estrategia The Social Movers

“RS… ¿qué?”: Yo lo que soy es responsable, consumo de forma responsable y exijo responsabilidad

marcas_responsablesLa Fundación Adecco acaba de publicar el nuevo informe “El ciudadano y la RSE”, dando voz a 1.000 ciudadanos mayores de edad y residentes en nuestro país sobre el conocimiento y penetración del concepto de RSE.

La verdad es que el estudio refleja aspectos muy interesantes, de los que me gustaría destacar varios de ellos, ya apuntados en el titular de este post. Vamos allá.

  1. “RS… ¿qué???”

El 65% de los encuestados no está familiarizado con e concepto de “RSE” (o RSC o RC).

Siempre he encontrado dificultades a la hora de explicar en qué trabajo y, más aún, al intentar explicar qué es la RSE sobre todo a personas totalmente ajenas a este concepto, como pueden ser alguna de mis hijas o mi abuela. Es como enfrentarse a una misión imposible, totalmente lógica, por otro lado.

Ahora bien, que sea el 65% de la sociedad la que no esté familiarizada con el concepto RSE es menos lógico y más preocupante.

Puedo entender que el componente de innovación, de disrupción o de rareza que supone unir empresa y responsabilidad pueda sonar a “chino” para parte de la sociedad.

Puedo entender que los vocablos que solemos utilizar las personas vinculadas a este mundo tampoco faciliten la explicación o definición de lo que es RSE.

Y puedo entender que si el punto de contacto entre ciudadano y RSE se produce cuando éste se encuentra frente a un “tocho” de más de 200 páginas titulado “Memoria de RSE” y que suele empezar con un parágrafo tipo:

Dentro de nuestra misión de devolver a la sociedad lo que ella misma nos ha dado, y siguiendo los parámetros de GRI, hemos establecido una formulación basada en la Triple Bottom Line con un sistema de indicadores integrados a través de la matriz de materialidad en nuestra supply chain identificando a los stakeholders más relevantes…)”.

Sea el propio ciudadano quien evite dicho contacto (¿quién querría seguir leyendo un texto como el anterior?).

Señores de la RSE, algo debemos estar haciendo mal cuando casi las 2/3 partes de la población no está familiarizada con el término RSE. Eso sí, ¿qué importan las siglas cuando en realidad se trata de ser responsable?

  1. “Yo lo que soy es responsable”

Como bien apuntan desde Adecco, “puede que la RSE sea un concepto desconocido, pero está calando con intensidad en la conciencia cívica” (o en el ADN e la población que diría aquel).

Pues resulta que nos encontramos ante una ciudadanía cada vez más concienciada sobre las posibles consecuencias de sus actos y por lo tanto, más concienciada con su responsabilidad: el 63% de los encuestados promueve la separación de basura orgánica e inorgánica, el 56% dona a parroquias o centros de acogida, el 80% tiene interiorizada la necesidad de desarrollar un comportamiento adecuado en su comunidad, el 74% sitúa la comunicación y el diálogo como elementos clave en el entorno familiar

Parece pues, que la RSP (la Responsabilidad Social Personal) ha llegado. Y esperemos que para quedarse a largo plazo. Eso sí, no preguntemos si están familiarizados con el concepto RSP por si las moscas…

  1. “Consumo de forma responsable”

Un 49% se muestra selectivo a la hora de consumir, incorporando criterios de responsabilidad.

Si a esta cifra le sumamos la masa de encuestados (19%) que nunca han tenido en cuenta la variable responsabilidad en su consumo pero prevén hacerlo en un futuro, nos encontramos con que estamos hablando de que casi el 70% de los ciudadanos incorporarán la responsabilidad como driver en sus actos de consumo.

En este blog hemos hablado muchas veces de la desaparición del consumidor tal y como lo hemos conocido hasta ahora y del nacimiento de un nuevo consumidor, el “ciudadano-consumidor”: aquel ciudadano cada vez más responsable y concienciado que, consciente de la importancia de sus actos y de su capacidad de actuación, traslada sus valores, pensamientos, opiniones y convicciones a sus actos de consumo, premiando a aquellas marcas que considera responsables a través de su compra y penalizando aquellas que no lo son a través de la “no-compra”.

Sí, soy consciente de que la variable “precio” sigue siendo la reina (y lo seguirá siendo teniendo en cuenta los tiempos que corren), seguida de otras como la calidad, proximidad, comodidad entre otras.

Pero los datos reflejan lo que ya muchos venimos anunciando desde hace tiempo: la incorporación de la variable “responsabilidad de la marca” como nuevo driver de consumo.

  1. “Y exijo responsabilidad”

Enlazando con lo descrito en el punto anterior, nos encontramos ante una sociedad cada vez más consciente tanto de la realidad que le rodea como de la importancia y consecuencias de sus actos. Y por supuesto, de la importancia y consecuencias de los actos de las empresas que le rodean.

El 90% de los ciudadanos otorga a las empresas la misma responsabilidad que el gobierno a la hora de dar respuesta a los problemas del entorno.

Vaya, que 9 de cada 10 personas cree que empresas como la tuya, la mía, la de al lado o la otra tienen la misma responsabilidad que el Sr. Rajoy y el Partido Popular en este caso, a la hora de responder ante los problemas sociales como por ejemplo el desempleo, falta de ética y transparencia, diversidad, servicio a la comunidad…

Esta creencia es la que está llevando al ciudadano-consumidor a ser cada vez más crítico, exigente y selectivo con las marcas que le rodean y consume, premiando con su compra a aquellas más responsables (o que considera más responsables) y boicoteando a las que considera irresponsables, recordando que en la época 2.0 en la que vivimos, el boicot no solo se centra en la no-compra, sino que existen otras “armas” como la difusión a través de la redes sociales, creación de comunidades, movimientos de protesta, etc.

Así pues, viendo los resultados de la encuesta de Fundación Adecco, seguro que tu consumidor no sabe decirte lo que es la RSE. Pero, eso sí, está dispuesto a premiarte o boicotearte en función de tus niveles de responsabilidad o irresponsabilidad.

De lo que podemos concluir la importancia de las marcas como vehículo para acercar la RSE a los ciudadanos, así como la creciente importancia de la responsabilidad como activo y valor de marca.

Porque un ciudadano que es responsable, acaba exigiendo responsabilidad a los que le rodean y comprando responsabilidad.

(Puedes acceder al estudio haciendo click aquí.)

 Luis Ribó
Director de Estrategia en The Social Movers

Cómo implantar un programa de voluntariado corporativo: Del Voluntariado Corporativo al Social Employee Engagement

offering-427297_1920Siguiendo nuestra visión, nuestra recomendación a potenciales clientes que quieren poner en marcha un programa de voluntariado corporativo va orientada a trabajar con metodologías y procesos que generen participación, engagement e innovación. Para implantar un programa de voluntariado corporativo, cuyo objetivo es que personas ayuden a personas, estos procesos cobran mayor relevancia si cabe. En The Social Movers, este tipo de actividades no las concebimos sin dar al empleado el protagonismo y liderazgo que se merece, por eso nosotros no hacemos “Voluntariado Corporativo” sino “Social Employee Engagement” (SEE).

Compartimos con vosotros lo que consideramos son aspectos clave para poner en marcha y dinamizar con  éxito un programa de SEE:

  1. El compromiso de la empresa debe ser claro y firme. Aspectos como la visión y los motivos por los que la empresa se convierte en impulsora del voluntariado deben estar definidos y comunicarlos de forma precisa. Todavía mejor si este compromiso se materializa en una identidad y en unos principios propios.
  2. Dotar de recursos. El compromiso se plasma en los recursos que la empresa está dispuesta a dar. Si queremos activar acciones de voluntariado pero no damos horas o facilidades a los colaboradores para llevarlas a cabo, difícilmente podremos obtener su participación.
  3. Diversificar. Más allá del voluntariado corporativo en equipo más focalizado en actividades físicas como limpieza de ríos, plantación de árboles, labores de pintura, etc., también existen otras opciones para canalizar nuestra ayuda a la sociedad. Por ejemplo, aportando opciones a los empleados para fomentar su voluntariado personal, impulsar y generar un proyecto interno de captación de fondos donde los empleados se conviertan en fundraisers, favorecer el voluntariado  a través de la transmisión de conocimientos de los empleados con actividades de mentoring, etc.
  4. Implicar a los empleados. La empresa es el facilitador del proceso pero los verdaderos protagonistas son los trabajadores. Recomendamos a las empresas que den “voz” a sus trabajadores: para conocer sus inquietudes, y para recoger sus ideas sobre el tipo de voluntariado que desean. La idea es implicarles desde el principio y hasta el final. Desde la consulta inicial sobre los objetivos del programa, siguiendo con la participación para aportar ideas de acciones e implicándolos en la preparación y puesta en marcha de las actividades.
  5. Implicar a todos los niveles jerárquicos, empezando por los órganos de gobierno. El voluntariado es una apuesta de la empresa para ayudar a la sociedad, por lo que todos los niveles jerárquicos deben estar implicados. Y todavía mejor si las actividades consiguen romper silos e implicar en un mismo nivel a diferentes niveles jerárquicos y diferentes departamentos.
  6. El valor de un programa de Voluntariado Corporativo está relacionado con su sostenibilidad en el tiempo. No se trata de activar una acción puntual, sino de apostar por un programa continuo y con una visión a medio plazo.
  7. Las actividades deben ser relevantes y coherentes con diferentes aspectos. Coherentes con el negocio, con las competencias y skills de sus empleados y con la personalidad de la empresa. Coherentes con las necesidades sociales del entorno donde queremos impactar. Coherentes y relevantes con las inquietudes personales de los propios empleados.
  8. La evaluación en clave. Debemos escuchar, recoger y analizar los resultados. Para medir la idoneidad de nuestro programa, su impacto en la sociedad y el impacto del mismo en nuestra propia empresa. La evaluación no solo es una palanca para redefinir procesos o estrategias, también nos ayuda a generar contenidos para comunicar.
  9. Comunicar, comunicar y comunicar. Comunicar en interno para compartir los resultados con los empleados, para inspirarles, para animarles a participar y para dar reconocimiento a su trabajo. Comunicar en externo para inspirar a otras empresas a activar sus programas. Comunicar a la sociedad el impacto que hemos alcanzado gracias al esfuerzo y a la implicación de las personas que conforman nuestra organización.
  10. Y por ultimo, “last but not least”, si no se disponen de los recursos internamente, aportar un colaborador para ayudar en la dinamización de este programa. Alguien como nosotros, The Social Movers, un partner que puede aportar no solo visión, ideas y estrategia, sino también manos y profesionalidad para poder ayudar a dinamizar este programa con continuidad (para coordinar las actividades, para la comunicación, para evaluar, para apoyar a los voluntarios y para ayudar a la empresa en las tareas más operativas).

¿Quién se anima?

Dolors Vallespi
Directora general The Social Movers

¿Cómo subir a las pymes al carro de la RSE? Uno de los retos de las estrategias de RSE

En la primera jornada del CSR Multistakeholder Forum se han tratado varios temas clave que siguen siendo retos por solventar en la futura estrategia de RSE de la Comisión Europea. Uno de ellos, recurrente a lo largo del día, es la de integrar la RSE en las pymes. Todos los stakeholders están de acuerdo en la necesidad, pero nadie sabe muy bien cómo llevarlo a cabo.

No pretendo aquí dar la solución definitiva, pero a priori se me ocurren algunos aspectos que creo son relevantes:

– No se trata de copiar lo que hacen las grandes empresas ni, en el caso de los policy makers, copiar los procesos y estrategias que llevan a cabo para seguir el avance de las empresas grandes o las multinacionales. Todo lo contrario, les diría a las pymes que huyan de los eventos y encuentros donde las grandes empresas presentan sus iniciativas. El contexto y los recursos son tan diferentes, que solo generan frustración y desamparo en las pymes.  La RSE en las pymes se tiene que activar desde las propias pymes, desde su contexto y su realidad. No se trata de mirar hacia arriba (las grandes empresas) sino más bien hacia dentro.

– El reto de las pymes llega en el mejor momento para la RSE, cuando ya se sabe que la RSE es negocio, que la RSE trata de modelos de innovación, y no de filantropía. ¿Qué mejor momento para activar la RSE en pymes? Cuando el objetivo es innovar para aumentar mi competitividad, y mejorar mi impacto en la sociedad. Y en cuanto a la innovación, se trata de un proceso interno en el que las PYMES se pueden sentir más inspiradas para participar. Innovar para crecer, para aumentar competitividad, con visión a corto plazo. Mucho mejor acercarse a otras pequeñas y medianas empresas que a las grandes para no asustarse con conceptos como GRI, supply chain, regulaciones, triple bottom line, etc.

– Activar la RSE en pymes pasa por una tarea fundamental: inspirar, motivar. Pero no intentar aportar ni marcos regulatorios ni intentar homogeneizar. ¿Cómo se podría estandarizar una panadería y una empresa que monta tubos y que vende a la industria?

Además, si comparamos a las pymes con las grandes empresas, encontramos muchos puntos positivos, que son precisamente los puntos negros de las grandes:

– Las pymes tienen mayor facilidad y rapidez para la toma de decisiones.

– Pueden pensar y activar acciones de RSE con menor impacto en términos cuantitativos, pero en cambio seguramente podrán desarrollar acciones mucho más tangibles y relevantes para su entorno y para su negocio.

– Tienen más facilidad para integrar a sus empleados, ya que sus estructuras son más flexibles y normalmente más participativas.

– Les es mucho más fácil preguntar a sus stakeholders por su cercanía con clientes y proveedores.

Una de las ideas que se han comentado en el Multistakeholder Forum se centra precisamente en este potencial. Una plataforma de pymes, donde se conectan unas con otras, donde no están las grandes empresas, que genera espacios para la innovación y la inspiración. Donde se intercambian buenas prácticas, pero a nuestro nivel. Me incluyo como micropyme que somos.

Y está claro que no es un tema de recursos, sino de ideas.

mstforum

Aquí un ejemplo, que solo necesita de una cartel en la puerta. ¿El impacto? En comunicación (esta foto ha dado la vuelta al mundo por las redes sociales),  en posicionamiento frente a los clientes habituales, en nuevos clientes (cuando consigan el trabajo) y, desde luego, en impacto relevante para las personas que podrán beneficiarse de esta iniciativa. En resumen, un proyecto que aumenta la empleabilidad de las personas en paro.

Coste: un cartel ( y los recursos para limpiarla).

Dolors Vallespí
Directora General The Social Movers

Empleo, empleabilidad y RSE

startup-593304_1920En el 2019, más de 212 millones de personas carecerán de trabajo.

La Organización Internacional de Trabajo (OIT) acaba de publicar el informe “Perspectivas sociales y del empleo en el mundo – Tendencias 2015”. Este informe nos presenta el contexto y las tendencias del empleo para los próximos años, hasta el 2019.

Se trata de un documento interesante ya que el empleo no es solo un dato relevante a nivel económico y de competitividad, sino que se trata de un dato vinculado al desarrollo de la sociedad y a las desigualdades sociales de los países.

Este informe nos ayuda a visibilizar las tasas de desempleo por país, a analizar los factores de estas tasas y los factores socio-demográficos que también afectan al desempleo como el envejecimiento de la población o la evolución de las competencias demandadas por los potenciales empleadores.

Algunos datos son interesantes:

  • España se encuentra entre los países con una tasa de desempleo más alta. Las previsiones se encuentran en niveles muy cercanos de países como Sudáfrica, Mozambique, Guadalupe, Martinica o, cómo no, Grecia. (Según la OIT, en 2016 tendremos una tasa de desempleo de 22,8 puntos).
  • Los sectores que representarán la mayor fuente de empleo en los próximos años son los servicios del sector privado (servicios administrativos y servicios a empresas). La oferta de empleo en el sector de la sanidad, del cuidado de personas, de la educación y del trabajo social seguirá en primeras posiciones, aunque disminuirá el crecimiento que han tenido en los últimos años.

Así pues, se prevé que el acceso al empleo seguirá siendo, al menos hasta 2019, una asignatura pendiente en nuestro país a nivel general, siendo esta tasa de desempleo más alta en algunos colectivos y zonas de nuestro país, como sabemos.

El fomento de la creación de empleo y el aumento de la empleabilidad de algunos colectivos son algunos de los ejes de trabajo en RSE que tienen resultados realmente tangibles y relevantes, y por lo que vemos, seguirán siendo necesarios en los próximos años. De hecho, en los últimos tiempos ya se han desarrollado y se han implantado con éxito iniciativas interesantes. Algunas de ellas orientadas a la formación, otras a aumentar las oportunidades de acceso al empleo o a de acceso a un mejor conocimiento de la empresa. Algunas, orientadas a impulsar el emprendimiento y otras tan efectivas y sencillas como facilitar el acceso a ropa más adecuada y “profesional” para las entrevistas de trabajo. En este último caso para colectivos que no pueden pagar este tipo de ropa para sus entrevistas.

Os dejo con algunas iniciativas que me parecen muy interesantes, ya sea por el tipo de aproximación y metodología o por sus resultados:

  • Proyecto “Apadrinando el talento” de la Fundación Princesa de Girona, que facilita el acceso a la empresa y a las redes de contactos de directivos a jóvenes formados que provienen de colectivos o de zonas geográficas en riesgo de exclusión social y laboral. Estos jóvenes carecen de las redes sociales y familiares que pueden ayudarles a introducirse en el sector empresarial. Se trata de un proyecto orientado a primeras oportunidades de empleo.
  • “Aprender trabajando”, proyecto de formación orientado a los jóvenes del colectivo gitano. Un colectivo con una tasa de desempleo de más del 64%, con escasa red de contactos y que sufre discriminación social y laboral. Un proyecto impulsado por Fundación Secretariado Gitano y Cruz Roja que ayuda a la formación dentro de la propias empresas.
  • “Inspira-t”: ¿Qué pasaría si un millón de jóvenes encontraran su inspiración y se movilizaran para activar proyectos que generen empleo y valor social? Este es el reto de Inspira-t. Te animo a ver este vídeo, hecho por uno de estos jóvenes:

  • Fundació Èxit lidera algunos de los proyectos más innovadores en materia de formación para jóvenes. Los proyectos Coach, e-Duo y Yob son sus principales iniciativas. El más conocido es el proyecto Coach, que va ya por su 29 edición y ha ayudado a 754 jóvenes gracias a la colaboración de 49 empresas aportando valor no solo a los jóvenes beneficiarios sino también a las propias empresas.
  • Una iniciativa que personalmente me parece muy interesante y que por ahora nadie ha activado en nuestro país (¿alguien se anima?): “La Cravate solidaire”. Recoge ropa “formal”, y la regala a personas con bajos recursos que necesitan mejorar su “look” para sus entrevistas de trabajo. El hábito no hace al monje, pero ayuda. Completan su apoyo con formación en técnicas para mejorar sus oportunidades en las entrevistas de trabajo.

Existen más iniciativas y proyectos interesantes. No podemos detallarlos todos. Pero esperamos que esta pincelada inspire a empresas a activar acciones en este sentido. Para nosotros la empleabilidad de jóvenes y la generación de oportunidades de trabajo es uno de nuestros temas favoritos.

¿Queréis activar algún proyecto es este sentido y no sabéis ni cómo ni con quién? Estamos a vuestra disposición.

Dolors Vallespí
Directora general The Social Movers

Marcas y sostenibilidad: algo está pasando cuando…

Diapositiva1Algo está pasando cuando se emite en televisión, y en la franja horaria de prime time, un reportaje sobre la violación de derechos humanos y las penosas e infrahumanas condiciones laborales y de vida en las minas de coltán del Congo.

Nos referimos a uno de los documentales emitidos en el nuevo programa de Antena 3 “En Tierra hostil”. Un programa que pretende acercarnos la realidad social de las “10 zonas más calientes” del planeta. Una realidad que, como veremos más adelante, no está tan alejada de la nuestra, de nuestro día a día.

En este caso el programa se adentraba en territorio del Congo donde se ubica una de las principales minas de coltán del mundo y donde se producen las mayores atrocidades y violaciones de los derechos humanos con tal de hacerse con este material.

Pero… ¿qué es el coltán?

Quizás es la primera vez que oyes esta palabra y te suena a chino, pero te puedo asegurar que el coltán está mucho más cerca de ti de lo que crees.

Estamos hablando de un material indispensable para la creación de dispositivos móviles. O dicho con otras palabras, el coltán es ese material indispensable a partir del cual se ha fabricado esa tablet o smartphone que ahora tienes entre tus manos.

El hecho de ser “indispensable” ha convertido al coltán en un preciado material y ya son muchas las personas que pretenden beneficiarse de ello aunque sea a través de la violación de los derechos humanos fundamentales, como bien reflejaba este documental.

¿Y por qué decimos que algo está pasando?

Porque, a nuestro parecer, o al menos a mi parecer, y dejando al margen los posibles sensacionalismos de este tipo de programas, formatos y de la propia cadena, es importante mostrar esta realidad infrahumana tan lejana y a la vez tan cercana.

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, algo está cambiando en nuestro consumidor y en la visión e idea que tiene sobre las marcas. Nos encontramos ante un nuevo consumidor, un consumidor-ciudadano, una persona cada vez más sensible y consciente del mundo que le rodea, de las injusticias y realidades sociales existentes y que poco a poco empieza a trasladar estos valores y preocupaciones a sus actos de consumo.

Sé que seguimos viviendo bajo la dictadura del precio y de la calidad en nuestras elecciones de consumo, y en gran medida gracias a la crisis económica que estamos viviendo, pero la responsabilidad empieza a convertirse en un nuevo driver de compra.

(La responsabilidad de las marcas como tercer factor de elección de una marca tras precio y calidad según un estudio de Deloitte).

Para los que encuentren exagerado catalogar la responsabilidad atribuida a una marca como un driver de compra, sí que podemos afirmar que poco a poco empieza a convertirse en una exigencia o un “must” para el consumidor hacia las marcas.

Este consumidor-ciudadano empieza a estar cada vez más preocupado o interesado en el “cómo” ha llegado ese producto que usa o consume a sus manos. Es decir, ir más allá de los aspectos funcionales de producto o emocionales de marca, y empezar a interesarse en lo que hay detrás de la marca, en los impactos generados en la cadena de suministro, tanto a nivel social como medioambiental, en las condiciones laborales en origen, la posible violación de derechos humanos y empleabilidad de mano de obra infantil, en las prácticas poco éticas y abusivas, en las emisiones de CO2, generación de residuos…

Y ante esta realidad, cada vez son más los consumidores que deciden o bien premiar aquellas marcas comprometidas y responsables a través de su compra o por lo contrario penalizar a aquellas poco o nada éticas y responsables y no solo a través de la “no compra” (recordemos que la compra es lo más similar a un voto por parte del consumidor) sino que, gracias al poder que nos han otorgado las redes sociales, deciden boicotearlas desde la difusión negativa de dichos comportamientos poco éticos.

Así pues, reportajes como el de ayer no hacen más que concienciar aún más a nuestra sociedad, y por lo tanto a los ciudadanos-consumidores sobre la realidad que existe detrás de los productos que usan y consumen a diario. En este caso estamos hablando de la violación de los derechos humanos que se esconde detrás de sus tablets o smartphones.

Una realidad que perfectamente podría trasladarse a otros sectores como el textil, alimentación, entretenimiento…

Que un medio como la televisión emita este tipo de contenido y en prime time es significativo de que algo está cambiando y de que poco a poco la sociedad empieza a ser cada vez más exigente con las empresas y las marcas de su entorno.

Así pues, directores y responsables de marca, de comunicación, de marketing y de sostenibilidad, tomen nota por que algo está pasando cuando…

Luis Ribó
Director de Estrategia en The Social Movers

Llegó la hora de la movilización social

Marketplace

Será porque Barcelona es Capital Europea del Voluntariado 2014, porque hace algunos días tuvo lugar el Marketplace del Voluntariado, que contó con la presencia de más de 70 organizaciones y que recibió más de 5.000 visitantes, o porque se acerca Navidad y las acciones de voluntariado social corporativo empiezan a activarse, pero en los últimos tiempos oímos hablar mucho sobre voluntariado.

No es algo nuevo pero sí es una tendencia que no deja de crecer, lo cual no es sino el reflejo de las necesidades y los nuevos retos sociales a los que nuestra sociedad se enfrenta. Según datos de la Generalitat, el 17% de la población catalana (1.250.000 personas) realiza actividades de voluntariado en ámbitos de actuación social, cultural, comunitario, ambiental o internacional. En el ámbito del voluntariado corporativo, un 69% de las empresas encuestadas llevaron a cabo actividades de voluntariado corporativo, según el Informe de Voluntariado Corporativo en España 2013.

Desde hace algunos años las entidades del Tercer Sector exploran esta vía de colaboración con el sector privado basada en la prestación de trabajo desinteresada que genere valor compartido para ambas partes y ayude a promover la transformación y el cambio social, haciendo especial hincapié en los colectivos más desfavorecidos de la población. Se trata de un punto de encuentro entre el sector privado y las entidades sociales en el que no hay que olvidar que ambas partes tienen objetivos e intereses particulares.

El equilibrio entre las dos partes es, pues, la clave para que la experiencia sea positiva y satisfactoria tanto para la entidad como para la empresa. Para ello, es importante definir el sentido que tendrá el voluntariado corporativo, alineando los objetivos entre ambas partes. A partir de ahí, será necesario encontrar los puntos en los que se desarrollará la acción, decidir la duración e implicación en base a objetivos, definir las acciones que se llevarán a cabo y finalmente evaluar los resultados.

Los beneficios de este tipo de proyectos son muchos y recíprocos. Desde los más ligados a la filantropía y a la atención y mejora de las necesidades sociales, hasta otros vinculados a beneficios en materia de reputación e imagen, mejora de ambiente laboral y engagement con los empleados o fidelización con stakeholders.

voluntariado¿Estás pensando en llevar a cabo una acción de voluntariado? En The Social Movers trabajamos con ambas partes, el sector privado y las entidades sociales, en la creación e implementación de programas de voluntariado corporativo de distintas tipologías. Además, desde el inicio de nuestra actividad, nos hemos vinculado a diversas entidades sociales para llevar a cabo distintas acciones de voluntariado.

Te dejamos el enlace a la acción que llevamos a cabo el pasado año coincidiendo con la Navidad junto a la entidad social Acidh. Y te animamos a unirte, si todavía no lo has hecho, al enriquecedor mundo de la movilización social.

Maria Urrero
Project Coordinator en The Social Movers

El futuro de la estrategia europea de RSE y Reporte a debate

El pasado 26 de junio participamos como representantes de la Secretaría Técnica de la Red Europea RSE y Discapacidad en Bruselas en la reunión organizada por CSR Europe “The Future of the EU Strategy on CSR and Reporting”, que tenía como objetivo compartir las prioridades, retos y expectativas de la estrategia europea en materia a RSE y Reporte. En concreto, en relación con el futuro de la próxima estrategia de RSE de la UE 2015-2019 y de la futura Directiva Europea sobre divulgación de información no financiera y diversidad.

csreurope260714

Alrededor de 90 personas (representantes de la Comisión Europea, empresas, asociaciones, organizaciones sociales y administración pública) participamos de la jornada aportando nuestras inquietudes y expectativas en torno al marco de actuación de la Unión Europea sobre RSE y cuál debería ser su rol en el futuro para garantizar una aplicación eficaz y sencilla tanto de la próxima estrategia como de la futura directiva.

A lo largo de la conferencia, que contó con la presencia de la presidencia griega de la UE, se debatió entre representantes de la CE y de organizaciones del sector privado sobre las necesidades y objetivos en materia de RSE. Mientras que por parte de la CE se hizo énfasis en la voluntad de que Europa se posicione como líder mundial en materia de RSE, desde la perspectiva de las organizaciones se solicitaba una mayor practicidad de las directrices y mayor apoyo de la UE en materia no solo del QUÉ sino del CÓMO conseguirlo.

Otros temas que también sonaron con fuerza durante la jornada y que fueron respaldados por buenas prácticas tanto del sector privado como el público, fueron la importancia de la gestión del talento y la innovación social. Elementos que desde The Social Movers también promovemos, dado que están configurando una nueva realidad empresarial y social, en el que la transparencia y la gestión integrada van más allá de ser regulaciones para convertirse en instrumentos que fomenten la competitividad de las organizaciones.

Por último, la jornada se cerró con una sesión interactiva en la que todos los asistentes tuvimos la oportunidad de valorar el papel de la UE en relación a 7 ejes de trabajo (Derechos Humanos; Empleabilidad; Negocios inclusivos en países en vías de desarrollo; Ciudades sostenibles; Alianzas en materia de educación; Emprendimiento social y Vidas saludables), debatiendo también cuáles deberían ser las siguientes acciones a llevar a cabo por parte de la UE. Este workshop se organizó como sesión previa al próximo “Multistakeholder Forum” que la UE está organizando y que tendrá lugar en febrero de 2015.

Desde The Social Movers nos alegramos de contrastar que algunas de las iniciativas más votadas por la audiencia hicieron referencia a las alianzas multistakeholder, a la creación de valor compartido y al fomento del emprendimiento social.

Cecilia Conde
Project Manager en The Social Movers

¿Eres o no eres emprendedor?

Los días 4 y 5 de junio ha tenido lugar el Salón Biz Barcelona. Un salón orientado a ofrecer ideas, soluciones, conferencias y talleres a los emprendedores.biz_barcelona

He estado allí compartiendo la buena energía y la ilusión que generan más de 12.000 emprendedores con ganas de compartir, aprender y promover sus ideas y negocios.

En el contexto actual, emprender puede ser una salida para muchas personas que ven en el emprendimiento una posibilidad de tener y de generar empleo.

Uno de los jóvenes a los que pregunté por sus motivaciones para emprender me contesto: “O emprender o huir”. (Se refería a emigrar).

Pero emprender no puede ser solo una huida. Para ser emprendedor y que funcione, debes tener algunas características. No todo depende del producto o servicio que ofrezcas, de tu estrategia de ventas o de la estructura que has montado.

Por mi experiencia y por los patrones que he ido viendo, considero que puedes plantearte ser emprendedor si…

  • Te gusta trabajar, entendiendo que trabajar no es una necesidad sino una pasión. Y sabes que tus fines de semana ya no son solo para descansar y desconectar. Porque sabes que ya nunca vas a poder desconectar.
  • Asumes dejar atrás una nómina fija y estable y una posible acumulación de paro “por si acaso”. Y asumes que vas a cobrar menos dinero, al menos hasta que el negocio funcione.
  • Te motiva ser multitarea y además sabes que vas a dedicar tus días y horas en tareas que hasta ahora te han fastidiado o no has hecho nunca.
  • Estás dispuesto a invertir tus horas y tu dinero en una ilusión que puede no funcionar. De hecho tiene muchos números para no funcionar, más del 80% de las PYMES no pasan de los cinco primeros años.
  • Tienes dotes comerciales, de liderazgo, conoces tu mercado, tienes visión en finanzas, en comunicación, sabes de contabilidad, de gestión de personas, de fiscalidad, etc.. Y si no sabes, o buscas ayuda o hincas los codos para saber.
  • Te gustan los retos y eres competitivo.
  • Te responsabilizas y asumes tus errores y carencias, y sabes cómo buscar soluciones a tus carencias y a tus errores.
  • Te gusta el riesgo pero no eres un suicida, sabes anticipar problemas, planificar y minimizar riesgos con competencias técnicas en dirección de empresas o de proyectos.
  • Te gusta hacer mil cosas diferentes y todas a la vez. Asumes que se acabó lo de hacer las cosas de una en una y paso a paso.

Y desde luego no eres emprendedor si…

  • Prefieres un trabajo estable (aunque ya no existan los trabajos estables) y tener horarios y un calendario de vacaciones anual
  • Prefieres hacer tareas que te gustan y siempre pospones hacer las que no te apetecen.
  • Dominas un terreno de expertise pero eres muy neófito en otras y eres poco curioso: te da pereza investigar otros terrenos o ampliar competencias.
  • Siempre necesitas a alguien cerca que te valide tus ideas o tu trabajo, que te eche una mano para solucionar problemas o que te reafirme en lo bueno que eres haciendo algo. Si quieres emprender, deberás aprender a tomar las decisiones y a aceptar la responsabilidad tú solo.
  • No te gusta la independencia y la autonomía, prefieres que alguien te marque la ruta, tener horarios y que alguien te marque tus prioridades.
  • Eres de los que prefiere trabajar de forma pausada y tranquila, cada cosa a su tiempo y de una en una. No puedes tener la cabeza en más de dos cosas a la vez.

En una de las ponencias a las que asistí, muy buena por cierto, de Carles Torrecilla, (@torrecillanews) se comentó que un emprendedor es un “remero” que se pasa la vida remando y remando, sin llegar a meta y sin descanso.

¿Te gusta remar? Si cumples con los requisitos de un emprendedor, adelante, te espera una vida llena de remos, que en mi caso, ha valido la pena.

Recomiendo el TED Talk de Carlos Torrecilla sobre los problemas que te encontrarás mientras remas, muy bueno.

Dolors Vallespí,

Remera