Cómo implantar un programa de voluntariado corporativo: Del Voluntariado Corporativo al Social Employee Engagement

offering-427297_1920Siguiendo nuestra visión, nuestra recomendación a potenciales clientes que quieren poner en marcha un programa de voluntariado corporativo va orientada a trabajar con metodologías y procesos que generen participación, engagement e innovación. Para implantar un programa de voluntariado corporativo, cuyo objetivo es que personas ayuden a personas, estos procesos cobran mayor relevancia si cabe. En The Social Movers, este tipo de actividades no las concebimos sin dar al empleado el protagonismo y liderazgo que se merece, por eso nosotros no hacemos “Voluntariado Corporativo” sino “Social Employee Engagement” (SEE).

Compartimos con vosotros lo que consideramos son aspectos clave para poner en marcha y dinamizar con  éxito un programa de SEE:

  1. El compromiso de la empresa debe ser claro y firme. Aspectos como la visión y los motivos por los que la empresa se convierte en impulsora del voluntariado deben estar definidos y comunicarlos de forma precisa. Todavía mejor si este compromiso se materializa en una identidad y en unos principios propios.
  2. Dotar de recursos. El compromiso se plasma en los recursos que la empresa está dispuesta a dar. Si queremos activar acciones de voluntariado pero no damos horas o facilidades a los colaboradores para llevarlas a cabo, difícilmente podremos obtener su participación.
  3. Diversificar. Más allá del voluntariado corporativo en equipo más focalizado en actividades físicas como limpieza de ríos, plantación de árboles, labores de pintura, etc., también existen otras opciones para canalizar nuestra ayuda a la sociedad. Por ejemplo, aportando opciones a los empleados para fomentar su voluntariado personal, impulsar y generar un proyecto interno de captación de fondos donde los empleados se conviertan en fundraisers, favorecer el voluntariado  a través de la transmisión de conocimientos de los empleados con actividades de mentoring, etc.
  4. Implicar a los empleados. La empresa es el facilitador del proceso pero los verdaderos protagonistas son los trabajadores. Recomendamos a las empresas que den “voz” a sus trabajadores: para conocer sus inquietudes, y para recoger sus ideas sobre el tipo de voluntariado que desean. La idea es implicarles desde el principio y hasta el final. Desde la consulta inicial sobre los objetivos del programa, siguiendo con la participación para aportar ideas de acciones e implicándolos en la preparación y puesta en marcha de las actividades.
  5. Implicar a todos los niveles jerárquicos, empezando por los órganos de gobierno. El voluntariado es una apuesta de la empresa para ayudar a la sociedad, por lo que todos los niveles jerárquicos deben estar implicados. Y todavía mejor si las actividades consiguen romper silos e implicar en un mismo nivel a diferentes niveles jerárquicos y diferentes departamentos.
  6. El valor de un programa de Voluntariado Corporativo está relacionado con su sostenibilidad en el tiempo. No se trata de activar una acción puntual, sino de apostar por un programa continuo y con una visión a medio plazo.
  7. Las actividades deben ser relevantes y coherentes con diferentes aspectos. Coherentes con el negocio, con las competencias y skills de sus empleados y con la personalidad de la empresa. Coherentes con las necesidades sociales del entorno donde queremos impactar. Coherentes y relevantes con las inquietudes personales de los propios empleados.
  8. La evaluación en clave. Debemos escuchar, recoger y analizar los resultados. Para medir la idoneidad de nuestro programa, su impacto en la sociedad y el impacto del mismo en nuestra propia empresa. La evaluación no solo es una palanca para redefinir procesos o estrategias, también nos ayuda a generar contenidos para comunicar.
  9. Comunicar, comunicar y comunicar. Comunicar en interno para compartir los resultados con los empleados, para inspirarles, para animarles a participar y para dar reconocimiento a su trabajo. Comunicar en externo para inspirar a otras empresas a activar sus programas. Comunicar a la sociedad el impacto que hemos alcanzado gracias al esfuerzo y a la implicación de las personas que conforman nuestra organización.
  10. Y por ultimo, “last but not least”, si no se disponen de los recursos internamente, aportar un colaborador para ayudar en la dinamización de este programa. Alguien como nosotros, The Social Movers, un partner que puede aportar no solo visión, ideas y estrategia, sino también manos y profesionalidad para poder ayudar a dinamizar este programa con continuidad (para coordinar las actividades, para la comunicación, para evaluar, para apoyar a los voluntarios y para ayudar a la empresa en las tareas más operativas).

¿Quién se anima?

Dolors Vallespi
Directora general The Social Movers

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s